Una de las peores cosas por las que pasé en el 2020 además de la situación con la pandemia, fue un problema legal en el que me vi envuelto, por culpa de un microcrédito que pedí a mi banco. Este ente me dijo que tenía que abonar una cantidad de dinero bastante seria y que no tenía, sin mencionar que por la situación con el covid-19, el flujo en mi trabajo se ralentizó mucho. Por suerte gracias a un amigo hice contacto con una buena firma de abogados, quienes tenían diferentes abogados especialistas en derechos bancarios para ayudarme. El estrés que pasé fue intenso, pero Rocalisa cumplió y me ahorré una buena cantidad de dinero.